Friday, 7 August 2015

EL PODER ATÓMICO DE LA PERCEPCIÓN INFANTIL

¿Por qué no en lugar de pretender enseñar a los niños, aprendemos de ellos, que vienen recién desenvueltos del mundo espiritual y más cercanos a Dios que muchos seres humanos "desarrollados" y adultos?

¿Qué es lo que te hace creer que por haber pasado mas tiempo medido en la Tierra o que el "ser" viejo te hace sabio?

Les contaré una historia triste. Así que prepárense con pañuelos o algo para limpiar las lágrimas, si así lo desean y les toca sentir.

Esta es la historia de Amanda, una niña cuya vida no ha sido fácil,y que no sabe aún la bendición enorme que le traerá a su familia. Y para contarles mejor su vida hasta ahora, lo mejor que puedo, he de ahondar en más detalles de la familia y el clan en el cual ella decidió venir a enseñar y seguir aprendiendo.

Nació hace 11 años, y 9 meses estuvo en el vientre de su madre, Evelyn. Al tercer mes de su gestación comenzó a percibir en su micro-ambiente, la densidad de las emociones a través de su madre, Dolores, quién vivía muy preocupada, porque a su corta edad, 16 años, poco o nada sabía de crear vida y cuidarla, lo que es más importante. Amanda veía y escuchaba, de manera perfecta, sin filtros ni matices de la verdad, cómo la relación de su mami con su papá se deterioraba día a día. Jamás hicieron planes de vivir juntos, o crear una vida en familia, lo que podría explicar el por qué un bebé venía a complicar las cosas para ellos, la vida en sí.

Estaban en la etapa de pasarla bien, y la ignorancia les llevó a gestar a un nuevo ser, no a ser padres,porque el Ser es simple y sencillo, algo que se siente de corazón, no algo que te has llevado a vivir por ignorancia total y falta de responsabilidad. Y sin embargo, la ignorancia es una experiencia por la cual los seres humanos deben pasar, para crecer. Ellos peleaban mucho, y él la visitaba de vez en cuando en la casa de su madre, Juanita, quién a su vez era divorciada y se había vuelto a "casar" con otro hombre ( o dirían coloquialmente "arrejuntar") a quién no le importaba nada más que su trabajo, su bebida de "cheves" y las viejas, o sea andar en total promiscuidad con una casa adonde llegar a dormir y a veces, esporádicamente, por lástima, a copular con Juanita.

Juanita había tenido 5 hijos, mujer trabajadora y entregada a su marido, había aprendido a que el hombre era el jefe de familia y que las decisiones las tomaban los jefes de familia, nadie más. Así que su marido había tomado la decisión de dejarla por otra y abandonar a todos sus hijos con ella. Fue entonces que Juanita comenzó a tomar decisiones por sí misma. ¿Se dan cuenta? Todo sucede con un fin más allegado al plan de Dios de que te acerques a Él, lo cual es el bien mayor.

Pasó un tiempo, y entonces Juanita tomó una decisión que la regresaba al lugar y la sensación de estar sola otra vez, el delegar responsabilidades sobre su hijo mayor Manuel, quién ahora tendría que ayudar a cuidar a sus 2 hermanos y 2 hermanas menores a que "comieran", o sea a mantener la despensa surtida con su trabajo. Manuel había hecho carrera como paramédico y trabajaba para la Cruz Roja. Con el bajo sueldo que le pagaban Manuel lograba la mayor parte de las ocasiones surtir de comida la casa y a sus hermanos. Sin embargo , ahora que su hermana Evelyn estaba embarazada, la responsabilidad le hizo tensarse demasiado y comenzó a volverse más "valemadrista."

Los demás hermanos más chicos, Iván de 11, Yamilé de 8 y Sinbad (así es señoras y señores, así le habían nombrado, por las historias de Sinbad , el Marino) de 6 vivían con las quejas, críticas, mal humor, regaños y mala vibra de los más "adultos" y responsables de la casa.

Amanda nació en un hospital del Seguro Social, Evelyn totalmente alejada de la familia, sin su "marido" o papá de la niña, pues ya se había ido a otra ciudad para dejar todo atrás y recomenzar, pues según sus propios padres sería más fácil para él; bella e inocente, Amanda era feliz, aún cuando nadie se daba cuenta. Dos años después de nacer ella, Evelyn conoció a otro muchacho, Emilio y se volvió a embarazar, esta vez sería un niño, Fernando. Pero Emilio era un poco mayor y trabajaba de trailero, y ganaba muy buen dinero. Sin embargo, Emilio se enamoró de otra mujer y dejó a Evelyn, con Amanda y Fernando.

Cada Navidad, Emilio visitaba a Fernando, así como cada cumpleaños, y llegaba junto con la nueva esposa a darle regalos y convivir con su hijo. El papá de Amanda jamás se le manifestó ni para preguntar por ella a Evelyn. Amanda veía como, a pesar de no hacerlo a diario o frecuentemente, Fernando recibía regalos y atenciones de su papá y madrastra. Fernandito generalmente le presumía a su hermanita los regalos y la atosigaba diciéndole siempre que a él si lo quería su papi. Llegó el tiempo en que a Fernando se lo llevaron a Disneylandia a la edad de 11 años. Amanda contaba con 13 años.Y fue en las vacaciones de verano que su papá se lo llevó a pasear al famoso parque infantil.

Al regresar del viaje Fernandito le dijo a Amanda: "Yo fui a Disneylandia. ¿Tú adónde fuiste?
-"A la playa, aquí en Guaymas" respondió Amanda levantando los hombros.

Manuel entonces tuvo un nuevo gesto de amor para con Amanda: "¿Y qué tal si invito a mi sobrina al cine a ver la película de los Minions parte II?"

 Y la invitó para ir un sábado después de su turno de trabajo en la Cruz Roja. Amanda, al oir que su tío tenía un gesto de amor con ella, se maravilló una vez más, de manera espontánea como siempre, y se alegró tanto que creía que esto era su viaje a Disneylandia, así de feliz se sentía. Desde la mañana del día de cine se despertó temprano porque no podía contener la alegría en su corazón de que la llevaban al cine, y cuando su tío la invitaba al cine, cada vez, le compraba un combo de palomitas y se lo pasaba siempre bomba. Atrás dejaba la tristeza de sentir la lejanía de una figura paterna, o la desidia de su madre quién en su visión limitada, se concentraba más en conseguir a un hombre que la apoyará económicamente, o de plano que la mantuviera, por lo cual se comportaba de manera promiscua igualmente, haciéndose ilusiones de conocer a su príncipe azul.

Amanda se acicaló desde muy temprano, boleó sus zapatos, planchó su ropa y se duchó a media mañana para estar lista. No pensaba en más allá que el cine, no sentía más que su propia felicidad en presente. Lejos ya de su mente estaba la frustración de ver como su medio hermano lo llevaban a viajar y conocer otros lugares, y a ella no. Le faltaba algo, no sabía qué, pero vivía feliz la vida que le quedaba después de sentirse un poco agobiada por esos momentos. Sentía, que era más importante que negar sus emociones, y éstas le ayudaban grandemente porque pasaban rápido. No se aferraba a sus emociones, como hacen por lo general los niños en su inocencia bendita. Sentía enojo, miedo, y envidia, también, pero inmediatamente la sorprendía otra emoción más o un sentimiento y se olvidaba de la sensación pasada. No se apegaba a ningún pensamiento de odio, de resentimiento o de crítica incisiva hacia nadie. No criticaba, no hablaba de nadie, sólo sentía y hablaba con las personas de su vida.

Saltaba de felicidad al llegar su tío y cuando iban hacia el cine, caminando cuando ya había caído el Sol, cantaba. Mantenía su Espíritu inocente y lleno de gozo presente. No había interpretación en su Mente, porque no había puesto atención a las lecciones de malicia, lo cual le ahorraba a su corazón el comparar constantemente y odiar por ello. En su corazón sólo existía el presente. Y el presente es un regalo, y ella vivía los regalos sorprendiéndose siempre, como niña que era.

Ésta es la percepción de los niños. Ésta es la emoción de los niños. Éstos son los sentimientos de los niños. Éste es el regalo del presente que nos enseñan los niños.

Esta percepción infantil tiene el poder atómico de transformar toda tu vida en un permanente estadio de paz y felicidad divina. La vida no es como es, es como la creas a partir de tu percepción. Una persona que solamente ve peligro en la vida, en la naturaleza, naturalmente atraerá el peligro a su propio terreno; una persona que solamente crítica a los demás, solamente verá con ojos limitados a todos sus hermanos y hermanas y será criticado, pues es lo que atraerá. La vida es un boomerang y lo que crees ver, eso se manifestará creando una realidad para ti.

Sin que el tiempo pase por el corazón, sino solamente en los cambios que experimenta el cuerpo al pasar el tiempo cronológicamente hablando. Lo único permanente es el Espíritu y Dios, y los niños están en Él, y todos venimos de Él. Es por eso que creo mejor el retomar nuestro mundo de niños y jugar y ser felices con ellos, re-aprendiendo a comportarnos como ellos, porque al final de cuentas, la vida es sólo un viaje, no el destino final, y es mejor disfrutarlo, ¿no crees?

Yo he aprendido de la historia de Amanda, y disfruto de la vida como niño, pues sé que soy hijo de Dios y que mi Padre está conmigo todo el tiempo y guía mis pasos hacia mi felicidad entera terrena y cumplir mis sueños y anhelos, ya lo estoy haciendo, y que me lleva hacia Él para la vida eterna.


Om Shanti

J C Castorena

Thursday, 6 August 2015

LOS MENSAJES DEL CUERPO QUE DICEN LA VERDAD

En el libro que estoy escribiendo sobre un concepto que me gusta llamar Salud Consciente (Conscious Health Empowerment) hay una gran parte que le dedico a lo que nombro como "Los Mensajes del Cuerpo." Esto no es más que ser observantes de nuestro cuerpo, como reacciona ante ciertas emociones, o comidas, bebidas, palabras que nos dicen, o embrujos en los cuales decidimos creer, y sobre todo, como a través del sub-consciente o inconsciente, somos capaces de crear una realidad tan propia del ser humano, que no hay manera de escapara de ella. Me refiero a la actitud Mental. Actitud de pensamiento versado hacia lo positivo o lo negativo y al final, hacia aquello que imaginamos muy profundamente, y a veces "sin querer", en la inconsciencia.

Republica Dominicana. Foto por Bada Dill.
No puedo dejar de escribir sobre las experiencias que me van llenando y reflejando lo que alguna vez creí era la verdad. Esta semana en clase de Yoga Vedanta, una de mis alumnas, mientras hacíamos unas asanas dinámicas para estirar el abdomen y contraer la espalda alternadamente, manifestó un fuerte dolor al nivel de la cresta ilíaca derecha, en el área donde localizamos la válvula ileocecal y cerca del apéndice. Paró repentinamente y me dijo :"Me duele mucho." Le pedí que parara y descansara totalmente. Ante esto, el dolor la doblaba, entonces lo tomé con calma y la observé para decidir si llamaba a los servicios de emergencia, por si era su apéndice o alguna otra cuestión que se le hubiese complicado por tensión y su estrés, el cual normalmente manifiesta cada vez que le pregunto cómo se encuentra.

Hay gente que es guerrera, que no se doblega ante nada, que sigue adelante a pesar de cualquier dolor. Y hay gente que requiere ayuda, y que cuando no puede lo dice y la pide; y hay gente que no le importa lo que suceda, y no se mueven , no ejercitan la obligación que tienen para con su cuerpo, que está hecho para moverse hacia adelante y si hay obstáculos, a los lados ha de desplazarse para seguir avanzando. Mi alumna de Yoga Vedanta es una guerrera.

Sin embargo sucede a veces con los guerreros, que son muy "entrones" con el trabajo y muy valientes con el dolor; esto es que aguantan, o soportan demasiado y llevan la máquina a su límite de tolerancia, sin hacer caso de consejos para cuidarse y darse un respiro, hasta que se rompen o se ganan una condición crónica. Los guerreros creen que deben estar todo el tiempo en pie de lucha. ¿Contra quién? Contra todo lo que se oponga, esa es la respuesta más simple, todo lo opuesto al sistema de creencias, de hacer las cosas, de pensar, de divertirse, de comer, hasta lo más ínfimo que se puedan imaginar en tu propia agenda, es algo contra lo cual luchar para aquel que se identifica con los guerreros. Desarrollan una rigidez enorme en la espalda, en las cervicales, que están directamente en relación con los canales de expresión verbal y de pensamiento crítico y prejuicioso; y también en el nivel lumbar, es decir, toda la espalda se torna en una tabla de madera de roble. La tendencia a controlar TODO se hace una lucha insaciable, con pequeñas batallas que ganar y la guerra totalmente por perder, puesto que no se lucha contra nadie allá "afuera", la lucha verdadera es contra ese Ego aprehendido por acuerdo y decisión propia a partir de nuestras impresiones parentales y del clan familiar.

La terquedad, la necedad, el hacer las cosas como yo digo están bien si no, pues todo el mundo es un pendejo, el querer controlar todo alrededor nuestro, sin ocuparse de sus propios asuntos, son algunas, solamente algunas de las causas de los problemas y condiciones de artrosis degenerativa, reumas, dolor y rigidez de espalda, así también como el estreñimiento, retención de líquidos, gases , colitis.

Observen bien que estas manifestaciones de enfermedad son un llamado de aquella parte del cuerpo hacia tu Ser Interior, a tu sub-consciente para que de manera sencilla y simple, realices cambios en tu comportamiento y en tu actitud. Las enfermedades se ganan y las atraemos de forma sencilla, sin darnos cuenta, en el día a día, en cada instante que dices algo negativo, un chisme , una crítica, una acción que va a dañar a tu prójimo, o un pensamiento persistente de desearle el mal a alguien; así es como te vas a generar tú mismo una condición crónica o fulminante.

Tu cuerpo te manda mensajes todo el tiempo, y es a partir del pensamiento versado a lo negativo que te hará hacer un alto total, para que te des cuenta de tus tendencias auto-destructivas y de locura verdadera, puesto que es de locos el no cuidar nuestra Salud, nuestro Cuerpo, nuestra Mente y nuestro Espíritu! Y comprender que todos ellos son UNO solo y se interrelacionan.

Varanassi, India. Foto por Bada Dill.
Por ejemplo, el dolor de espalda debido a la rigidez es terquedad, intentar controlar Todo en la vida de los demás, menos la de Uno mismo. Las cefaleas nos indican un pensamiento auto-destructivo persistente. Los quistes en los ovarios son una inseguridad en la propia femineidad, considerar la sexualidad como algo sucio, falta de auto-estima, no sentirse bella o atractiva al sexo masculino o negar sus propios deseos y fantasías sexuales y de placer.

Y solamente estoy mencionando algunos pocos ejemplos de cómo uno mismo es quien abre la puerta a la enfermedad. Sin considerar dos aspectos: Si tú la generaste no puedes corregir la enfermedad y regresar al equilibrio natural del ser humano, con una píldora mágica. Es una tontería el creer que puede ser así. O sea te comportas como un idiota al consumir pastillas o placebos que te van a generar una intoxicación al cuerpo, me refiero al medicamento farmacológico. No a remedios naturales que te ayuden a desintoxicarte de cualquier tipo de pensamiento que te haya afectado al cuerpo, y cuya limpieza generará una nueva consciencia de aquello que te lastimaba, para poder cambiar.

La otra cosita, cosita, por mínima, casi atómica (y recuerden Hiroshima y Nagasaki o los aceleradores atómicos que crean materia de la Nada) es la tendencia a ver la enfermedad com algo contra lo cual luchar, como enemiga total o como algo que nos va a destruir y matar. Graso error, si bien no hay que hacerse amigos de las condiciones de enfermedad auto-impuestas, es necesario aceptarlas y estudiar las causas, hacer una introspección muy profunda y honesta y sincera, sin auto-engañarse ni auto-flagelarse. Sino aceptar que SÍ, se ha tendido hacia una actitud que me generó la enfermedad, y SÍ que mi cuerpo ya tuvo suficiente y tengo que cambiar para generar entonces pensamientos constructivos, positivos que me llevan a la Vida en lugar de la Muerte.

Una cosita más es la verbalización ante la enfermedad: a alguien le dió cáncer, y tanto la familia y amigos, casi inmediatamente tienen la reacción de preocuparse y comenzar a tratar a la persona con la condición con "pinzitas." Porque hay "pobrecito", "pobrecita." "No se nos vaya a romper si le damos un buen abrazo de Amor!"  "...o si le echamos porras para que cambie la actitud que deba cambiar, que coma el alimento que debe de comer y que comience a tener tendencias hacia la felicidad completa, sin condiciones en absoluto!

¿Quién en su sano juicio y salud Mental pretende curarse de una enfermedad manifestada en el cuerpo, y generada por la Mente y sus propios pensamientos o luchas, con medicamentos inventados para neutralizar el sistema inmunológico que todos tenemos como regalo de Dios?

Porque esto es lo que hace la mayor parte de la gente en el mundo, con excepciones de algunos pueblos cuyas tradiciones de curación son tan antiguas como la existencia del ser humano y más. Sólo la gente loca hace esto. Los dementes hacen esto. En lugar de reforzar los sistemas con elementos que nos da nuestra Madre Tierra, prefieres desaparecer los síntomas para no darte cuenta de que en verdad, tú mismo/a eres quién puede porque tienes el poder, de curarte por completo. Pues si tú crees que estas hecho a imagen y semenjanza de Dios, ¿porque no te identificas con ese pensamiento y te lo repites todo el tiempo? Ahí, en tu identidad con Dios está la respuesta a tus preguntas, a todas, ahí está tu poder total.

Dejen de engañarse, o contarse mentiras a ustedes mismos, o de tratar de distraerse inventándose historias sin conocer la Verdad. La enfermedad no es la que se manifiesta en tu cuerpo finalmente, esa es sólo la punta del Iceberg, la enfermedad está arraigada muy profundamente en tu interior por tu creencia en ella. La enfermedad o la salud es la actitud misma! El cuerpo no miente, ahí están las huellas de tu pensamiento asiduo y recurrente, de tu magia negra al hablar o tu magia blanca, de luz.

Le dije a mi alumna: "Mi estimada,entiende que lo que sea que tengas de malestar ahora, es por retención de algo y el intentar controlar todo. Esta inflamación del vientre y tu colon es por la actitud de no soltar o delegar responsabilidades, por asumir que si no lo hago yo, no hay nada perfecto."

Bada Dill haciendo Watsu. Miramar, Guaymas, Sonora.
Me respondió: "!Ay mi estimado, todo fuera por eso¡"

Hay un matrimonio basado en el Amor, es duradero, lleno de felicidad, paz y presencia de Dios.

Hay otros matrimonios, también. Uno es el matrimonio con el sistema de creencias, y llegar a ser tan destructivo que te enfermarás de todo aquello en lo que crees y manifiestas con la magia de tu palabra. Y la gente demente o loca son los que se casan con su enfermedad, y existen en una relación completamente co-dependientes y en la miseria de la mente. Tanto estos, como el primero, son difíciles de romper. Sólo es cuestión de elegir: La Locura o el Amor a Dios verdadero.

Om Shanti,

Bada Dill (José Carranza Castorena)